Banner Bush

El hombre mosca La mosca de fuego La mosca (1958) Las moscas de la ira (Los siete pecados capitales, 1962) En busca de la mosca perdida (Indiana Jones I, 1981) ¿Es posible capturar una mosca con palillos chinos? (Karate Kid, 1984) Una mosca de lo más inoportuno (Brazil, 1985) Ten miedo, !Ten mucho miedo! (La mosca, 1986) Moscas de bar (Barfly, 1987) ¿Quieres ligar? ¡Ponte una mosca en la cara! (La discreta, 1990) Yo cazaba moscas para Howard Hugues (El aviador, 2004) Por qué a las moscas no les gusta el cine

free counters


Barfly

(Retazos de la vida de Charles Bukowski)


BarflyMickey Rourke se levanta de su taburete y recorre la larga barra del bar con el botellín de cerveza en la mano; va en busca de la chica, a quien el jefe del bar le ha dicho que está loca. Pasa delante de tres barflies que beben silenciosos (uno de ellos es el propio Bukowski, que hace un cameo),y se sienta al lado de ella, que fuma silenciosa un cigarrillo.
Faye Dunaway [sin mirar a Mickey]: No aguanto a las personas: las odio.
Mickey Rourke: ¿Ah, si?
Faye Dunaway: ¿Tú las odias?
Mickey Rourke: No, pero me siento mejor cuando no están a mi lado.
Mickey Rourke: ¡Muchacho! ¡Dos whiskies con agua!
Mickey Rourke: Te voy a preguntar la misma estupidez que siempre me preguntan a mí…
Faye Dunaway: ¿Qué?
Mickey Rourke: ¿A qué te dedicas?
Faye Duneway [Coge el whisky con agua que le sirve el camarero, y tras mejorar su semblante de profunda indiferencia ante la vida dice]: ¡A beber!

Barfly es una película de 1987, una de las dos películas escritas por el escritor y poeta estadounidense Charles Bukowski (1920 - 1994); la película, al igual que la muy posterior Factótum, es un retrato semi-autobiográfico de la vida del autor, y sus eternas borracheras y peleas en sórdidos bares y escenarios, todo ello alimentado por un fondo de ternura y romanticismo, característica habitual de su prosa. La película contiene referencias que nos remiten al resto de la obra del autor; su guión fue publicado posteriormente al estreno del film. Bukowski narra asimismo su experiencia durante el rodaje de la película en su novela de 1989 Hollywood, una visión ácida y sarcástica del mundo del celuloide.

Los actores principales fueron Mickey Rourke (n. 1952) y Faye Dunaway (n. 1941), y fue dirigida por Barber Schroeder (n. 1941). Incluye un corto cameo del propio Bukowski. Fue estrenada el 30 de septiembre de 1987.

Duración: 97 min.
Año: 1987
País: EEUU

El barfly (literalmente mosca de bar) no es un borracho. Es, desde luego, un tipo borrachuzo que sólo despega su culo del taburete en el que se sienta cada media hora o poco más que para mear lo que ha metido por el gaznate (generalmente cerveza, que es lo más barato). Pero es algo más. De entrada es parte del paisaje urbano y víctima de la gran ciudad, de sus contradicciones, de sus miserias, de sus intrigas, de su indolencia, de su arrogancia, de su velocidad, de su sordera. El barfly, mientras calienta el asiento y hecha un trago, mira de soslayo a izquierda y derecha en busca de algún alma buena que le invite a una ronda, si hay suerte, que sea de licor.

Una de las anécdotas del rodaje de la película es iluminadora al respecto; en una escena, Mickey Rourke (en la película desempeña el papel de Henry Chinaski, alter ego de Bukowski), conoce a una maltrecha Faye Dunaway (en la película hace el papel de Wanda) que, con los ojos vidriosos y la mirada perdida, sorbe un bourbon que le quema las entrañas. Chinaski le invita a una copa, una cerveza, a la cual sigue otra copa, un escocés, pero al ir a dar cuenta del whisky, Rourke olvidó matar los últimos centímetros de la botella de cerveza. ¡Imposible!, vociferó Bukowski durante el estreno de la película: un barfly JAMÁS dejaría sin acabar su cerveza. Jamás de los jamases. La vida de un barfly vulgar se resuelve en el trayecto que discurre entre la barra de un bar y un cuartucho en una pensión de mala muerte infestada de cucarachas y sin agua caliente. Pero Chinaski no es in borrachín cualquiera: él escribe poesía. Además, le envuelve cierto aura, una suerte de magnetismo que atrae a las mujeres más rotas (por dentro y por fuera). Se trata, en fin, del texto de un guión literario, escrito con el sonido, el ritmo y las palabras in mente, en lugar de pensando en las imágenes; es un guión, si se permite el atrevimiento, tremendamente lírico.

Buk en la poesía:

“Y si las moscas usaran ropa
y todos los edificios ardieran en
fuego dorado,
si el cielo se sacudiera como
en la danza del vientre
y todas las bombas atómicas comenzaran a
gritar,
alguna gente sería joven y nada más
y alguna gente sería vieja y nada más”

(“Nota sobre la construcción de las masas”)

Buk en sus relatos:

“El problema principal es que en nuestros tribunales hoy en día ser inocente no basta. Hace falta dinero para plantar cara a los ardides de la injusticia y la mentalidad de nuestros jueces y jurados. Joder, puedes decirle a un abogado lo que piensas pero él tiene que recalibrar y revisar tu pensamiento para que encaje con los procedimientos de las leyes muertas redactadas por hombres muertos para proteger a los muertos.”

(“Fragmentos de un cuaderno manchado de vino”)

 

 
gif mosca

2010 Juan Ledo
mosca@sinek.es