Banner Bush

El hombre mosca La mosca de fuego La mosca (1958) Las moscas de la ira (Los siete pecados capitales, 1962) En busca de la mosca perdida (Indiana Jones I, 1981) ¿Es posible capturar una mosca con palillos chinos? (Karate Kid, 1984) Una mosca de lo más inoportuno (Brazil, 1985) Ten miedo, !Ten mucho miedo! (La mosca, 1986) Moscas de bar (Barfly, 1987) ¿Quieres ligar? ¡Ponte una mosca en la cara! (La discreta, 1990) Yo cazaba moscas para Howard Hugues (El aviador, 2004) Por qué a las moscas no les gusta el cine

free counters

¿Por qué las moscas no van al cine?

Greta GarboMarlon Brando¡Porque se aburren!

Si diecisiete o dieciocho sucesos ópticos se presentan ante el ojo humano con una duración de un segundo o menos, dicho órgano de visión es incapaz de distinguirlos separadamente. Dicho de otra manera: si se nos presentan diecisiete o dieciocho fotografías ante nuestra vista una detrás de otra en el tiempo de un solo segundo, no veremos imágenes una detrás de otra, sino película. Ése es el fundamento de la cinematografía. ¿Qué ocurriría si nos pusieran película a diez fotogramas (diez frames, como dicen los anglosajones) por segundo? Sencillamente que se nos haría una insoportable sucesión de fotografías. Pues eso pasa con las moscas: ellas son capaces de distinguir dos sucesos ópticos si entre ellos pasa más de 1/200 segundos. Si tenemos en cuenta que las salas cinematográficas comerciales emiten películas a veinticuatro fotogramas por segundo desde el nacimiento del cine sonoro (velocidad mínima a la que se estimó que se podía realizar una reproducción y amplificación de sonido satisfactorias), nos damos cuenta de que las moscas cuando van al cine, no ven una película, sino muchas imágenes seguidas, cada una casi igual a la siguiente.

 

 

 
gif mosca

2010-2012 Juan Ledo
mosca@sinek.es