Banner Bush

Te condecoro... ¡con una mosca! (Antiguo Egipto) Todo un mausoleo para enterrar a una simple mosca (Virgilio) Ne quidem musca
(Tito Flavio Domiciano)
Moscas excomulgadas (Bernardo de Claraval) Esa mosca debe de estar ahora mismo ardiendo en el infierno (Adriano IV) Güelfos y gibelinos (Mosca dei Lamberti) Alfonso X el Sádico En Barcelona, la calle de las moscas San Narciso y unas cuantas moscas, contra los franceses (Felipe III de Francia, el Atrevido) Un pueblo entero lleva 500 años de luto por culpa de unas moscas (Fernando el Católico) Moscas que hablan Balas como moscas (Federico II de Prusia, el Grande) Moscas en la Guerra Civil Española Hitler ordena exterminar una mosca Pío XII se mosquea

free counters


Moscas que hablan

¡Y un idioma bien difícil! Pero no hablamos de insectos dípteros: alrededor de la ciudad colombiana de Bogotá se desarrolló en tiempos prehispánicos una cultura llamada a sí misma muisca o muexca (muexca = hombre o persona), palabras que los conquistadores españoles conviertieron en moxca, mozca o mosca.

Los moscas o muiscas se desarrollaron teniendo como base las regiones de las cordilleras de los Andes que limitan y Indio mozca forman la llamada Sabana de Bogotá. Pero llegaron más lejos, pasando por las onduladas tierras que hoy son del Departamento de Santander y Boyacá e indudablemente influyendo en las culturas que limitaban con el Atlántico. En el transcurso del tiempo, unos y otros se mezclaron pero básicamente procedían de los mismos ancestros que veneraban al Sol y a la Luna, al agua, al jaguar, a las garzas y a los sapos, según sus regiones. También sus atuendos llegarían a sintetizar la sobriedad, templanza y seguridad que aflora en los rostros de estos hombres pegados amorosamente a su tierra.

Los misioneros evangelizadores de aquellos pueblos fueron jesuitas que, de acuerdo con el espíritu propio de su Orden, intentaron desde un primer momento tener el cuidado de aprender las lenguas indígenas para el mejor cumplimiento de su acción apostólica. Los misioneros trabajaron tenazmente y con gran fruto en el aprendizaje de las numerosas lenguas y dialectos americanos, fundaron cátedras y dejaron sembrada la simiente de los estudios indigenistas.

En cuanto al idioma que hablaba el pueblo mozca, hemos de decir que se llamaba chibcha, palabra que los habitantes de la región habían tomado derivándola del dios Chibchacum. Y no era precisamente una lengua fácil. Dice al respecto el padre Anello Oliva en su vida manuscrita del padre Esteban Páez: "se aprendieron dificultosísimas lenguas, especial la del Nuevo Reino, que se llama la mosca, dificultad que nunca se había vencido".

Por lo demás, apuntemos algunos rasgos de la idiosincrasia del pueblo mozca:

Les gustaba la danza y el canto, y hacían fiestas en las que se ponían penachos de plumas y medias lunas y se pintaban y arreaban de formas alegres y llamativas. Como en esas reuniones también bebían mucho vino, algunos cronistas los pintan como seres que sólo vivían “de borracheras y dando alaridos como de demonio.”

Por otro lado, y al igual que otros pueblos americanos precolombinos, mataban niños en ritos mágicos con el objeto de agradar a sus dueños sobrenaturales: “Los sacrificios que tenían por más agradables a sus dioses eran los de sangre humana; y entre todos veneraban por el supremo el que hacían de la de algún mancebo natural de un pueblo que estaba fundado a las vertientes de los Llanos, y que hubiese criado desde pequeño en cierto templo, que en él había dedicado al Sol."

El nombre procede de la propia lengua de los indios, donde significa 'hombre', pero, oída la voz muisca por los españoles, padeció la etimología popular que se documenta desde antiguo y, desde antiguo, se viene repitiendo:

"Procuró el General de Quezada saber qué gente tenía su contrario, hizo preguntar a algunos indios de la tierra que había cogido por intérpretes [ . . . ] ; respondieron los preguntados en su lengua diciendo musca puenunga, que es lo propio que decir mucha gente. Los españoles que lo oyeron dijeron: 'dicen que son como moscas [ . . . ] ' y aquí se les pegó este nombre de moscas, que primero se acabarán todos ellos que el nombre ."

 

 

gif mosca

2010-2012 Juan Ledo
mosca@sinek.es