Banner Bush

Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar Urinarios limpios gracias a las moscas ¿Se dedica a la publicidad? ¡Contrate a una mosca! En Asturias hay muchos moscones Dalí y las moscas vestidas por Balenciaga ¿Es Tokio una ciudad sin moscas? Las moscas y la generación espontánea Moscas en el cielo La seta asesinamoscas ¡Cuidado: Esa mosca puede ser espía! ¿Navegan moscas por el Sena? Moscas que dan sueño Gafas de ojos de mosca, gafas de ojos de abeja Papas con moscas Casu marzu (moscas y quesos) Origami (moscas de papel)

free counters

La mosca Charles Chaplin, la mosca Bill Gates y la mosca Beyoncé ¿Quién puede más, una mosca o un elefante? La flor natural más grande del mundo vive gracias a las moscas Doctor, veo moscas que no existen Moscas de 50 kilogramos Las moscas ayudaban a Lance Armstrong a ganar los Tours de Francia Cabeza de mosca Pie de mosca El hombre que pintaba moscas en los relojes Cuadros llenos de moscas Calavera de diamantes, calavera de moscas Nevadas, viento y moscas antropófagas ¿Por qué los leones se suben a los árboles? ¿Por qué las cebras tienen rayas? Aceptamos mosca como animal de compañía ¿Existiría el hojaldre sin las moscas?


La seta asesinamoscas

Amanita muscaria roja“Pero de todos los hongos que vi, uno me atrajo de forma especial. Se trata de la amanita muscaria, cuyo color escarlata iluminaba la penumbra que reinaba bajo la copa de los árboles. Esta seta de vivos colores, más estridente que un toque de corneta, es muy venenosa, propiedad que se conoce desde la Edad Media, cuando las amas de casa las esponjaban en un plato de leche para deshacerse de las moscas. Sus efectos producen ataques de catalepsia acompañados de convulsiones e intoxicación. Curiosamente, a los renos parecen encantarles este hongo, y lo miman como nosotros lo haríamos con una botella de whisky o ginebra que hubiéramos hallado bajo un árbol, y no pierden la ocasión de coger una buena trompa. Los lapones, tras observar a los renos y envidiar posiblemente su estado de embriaguez, descubrieron un par de cosas interesantes. Uno puede comer porciones de amanita si no se mastican: es así como se consigue el efecto deseado. También descubrieron –y me estremezco sólo de pensarlo—que si uno bebe la orina de alguien que ha tomado amanita, se puede obtener el mismo efecto. Se da por supuesto que los lapones, cuando cogen una cogorza colosal, le echan la culpa al reno.”

[Durrell, Gerald (1925 - 1995) : “Cómo cazar a un naturalista aficionado”]

 

La amanita muscaria (sinónimo de Agaricus muscarus) es un hongo micorrizógeno denominado matamoscas. El epíteto muscaria proviene del latín musca, mosca, que hace referencia a la interacción que se produce entre este hongo y los insectos: paraliza temporalmente a aquellos que entran en contacto con él.

Otros de los nombres que puede recibir son: falsa oronja (puede confundirse con la oronja cuando el sombrero está muy lavado), agárico pintado y oronja pintada. En Cataluña se refieren a ella, además, como reig vermell, oriol, reig de folguera u ou de reig bord, en Galicia y zonas limítrofes como reventabois y en Euskadi como kuleto falsoa y mulato palstoa.

El nombre Amanita muscaria amarillacientífico del género (Amanita), acuñado por Christiaan Hendrik Persoon (1761 - 1836) puede derivar del griego amanitai, que significa "sin detalles" o de Amanus, monte de la antigua provincia romana de Cilicia, en el sur de la actual Turquía. El nombre específico (muscaria) procede del latín musca, que significa "mosca", ya que antiguamente se utilizaba leche en la que se habían remojado estos hongos para matar a las moscas. En la cuenca occidental mediterránea tiene diversos nombres populares cuyo sentido es por sí mismo significativo: la mayoría giran entorno del nombre "pájaro loco", "sabia locura" o en referencia a su acción insecticida como matamoscas, incluso en inglés es conocido como fly agaric.

Existen distintas variedades de Amanita muscaria diferenciadas entre sí principalmente por los pigmentos del sombrerete. Los micólogos reconocen cinco variedades. La más común en Europa y en Norteamérica occidental es de color rojo sangre, en tanto que las variedades nativas del norte y el este de los Estados Unidos varían del anaranjado al amarillo.

 

 

gif mosca

2010-2013 Juan Ledo
mosca@sinek.es