Banner Bush

Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar Urinarios limpios gracias a las moscas ¿Se dedica a la publicidad? ¡Contrate a una mosca! En Asturias hay muchos moscones Dalí y las moscas vestidas por Balenciaga ¿Es Tokio una ciudad sin moscas? Las moscas y la generación espontánea Moscas en el cielo La seta asesinamoscas ¡Cuidado: Esa mosca puede ser espía! ¿Navegan moscas por el Sena? Moscas que dan sueño Gafas de ojos de mosca, gafas de ojos de abeja Papas con moscas Casu marzu (moscas y quesos) Origami (moscas de papel)

free counters

La mosca Charles Chaplin, la mosca Bill Gates y la mosca Beyoncé ¿Quién puede más, una mosca o un elefante? La flor natural más grande del mundo vive gracias a las moscas Doctor, veo moscas que no existen Moscas de 50 kilogramos Las moscas ayudaban a Lance Armstrong a ganar los Tours de Francia Cabeza de mosca Pie de mosca El hombre que pintaba moscas en los relojes Cuadros llenos de moscas Calavera de diamantes, calavera de moscas Nevadas, viento y moscas antropófagas ¿Por qué los leones se suben a los árboles? ¿Por qué las cebras tienen rayas? Aceptamos mosca como animal de compañía ¿Existiría el hojaldre sin las moscas?


Las moscas ayudaban a Lance Armstrong a ganar los Tours de Francia

Dice la leyenda que el siete veces campeón del Tour de Francia, el texano Lance Armstrong (n. 1971), tenía desarrollada una teoría que aplicaba siempre con éxito en las duras rampas de las etapas de alta montaña, cuando ya se había quedado con un selecto grupo de escogidos y Lance Armstrongnecesitaba saber quiénes de esos pocos acompañantes marchaba por encima de sus posibilidades, presto a desfallecer. O, dicho de otro modo, en qué momento exacto debía atacar (dar el hachazo como se dice en la jerga ciclista). Es la teoría de las moscas: igual que los buitres revolotean alrededor de un animal moribundo, así también las moscas asedian —al parecer— al ciclista que, por mucho que intente disimularlo, no puede ni con el maillot. Cuando Armstrong veía que algún Ulrich o algún Riis tenía alguna mosca de más en la largura de su cuerpo… ¡a cambiar de marcha!

¿Es eso cierto? ¿Acaso suda más el que va peor?, ¿acaso el que tiene miedo libera feromonas con el sudor?, ¿se ven las moscas atraídas por esas feromonas?, ¿era Armstrong un bromista?

Tal vez lo que ocurre es que cuando un ciclista está subiendo un puerto de montaña y está muy cansado (especialmente si las rampas son pronunciadas), no es capaz de correr a una velocidad igual o superior a los 15 kms por hora.

Del libro "Hay algo que coma avispas", de Mick O'Hare, leemos lo que dice un colaborador australiano: "Un amigo ciclista me informa de que, tras muchos experimentos, miembros del Club Ciclista de Melbourne han llegado a la conclusión de que dejan de tener problemas con las moscas cuando van a 15 km por hora como mínimo sin viento." Otro colaborador, esta vez un británico, declara en la misma dirección: "Puedo confirmar que la velocidad máxima de ciertas moscas es de unos 15 km por hora. Yendo en bici por debajo de esa velocidad cuesta arriba en los Alpes y en los Pirineos, las moscas son una molestia constante. Yo, que no estoy tan en forma como Lance Armstrong y que iba cargado de equipaje, encontraba difícil mantener esa velocidad subiendo. Tenía que decidir entre el agotamiento y el espeluznante ataque mosquil…"

 
gif mosca

2010-2013 Juan Ledo
mosca@sinek.es