Banner Bush

Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar Urinarios limpios gracias a las moscas ¿Se dedica a la publicidad? ¡Contrate a una mosca! En Asturias hay muchos moscones Dalí y las moscas vestidas por Balenciaga ¿Es Tokio una ciudad sin moscas? Las moscas y la generación espontánea Moscas en el cielo La seta asesinamoscas ¡Cuidado: Esa mosca puede ser espía! ¿Navegan moscas por el Sena? Moscas que dan sueño Gafas de ojos de mosca, gafas de ojos de abeja Papas con moscas Casu marzu (moscas y quesos) Origami (moscas de papel)

free counters

La mosca Charles Chaplin, la mosca Bill Gates y la mosca Beyoncé ¿Quién puede más, una mosca o un elefante? La flor natural más grande del mundo vive gracias a las moscas Doctor, veo moscas que no existen Moscas de 50 kilogramos Las moscas ayudaban a Lance Armstrong a ganar los Tours de Francia Cabeza de mosca Pie de mosca El hombre que pintaba moscas en los relojes Cuadros llenos de moscas Calavera de diamantes, calavera de moscas Nevadas, viento y moscas antropófagas ¿Por qué los leones se suben a los árboles? ¿Por qué las cebras tienen rayas? Aceptamos mosca como animal de compañía ¿Existiría el hojaldre sin las moscas?


Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar

 

¿De dónde vendrán las moscas que veremos el próximo año?

Las hembras de la mosca ponen huevos o crías vivas, según las especies, que viven primero como gusano y crisálida bajo tierra hasta un año o más. Emergen sólo cuando las condiciones son adecuadas (cuando al llegar la primavera los días son más claros y largos y el sol empieza a calentar). Si no lo son, por mucho que dure el frío, la crisálida de la mosca no corre peligro alguno: estará en período latente, permanecen adormecidas, como duermen las ardillas en sus nidos, o los osos en sus oseras, o las tortugas en sus conchas, en tanto duran los grandes fríos invernales. A su debido tiempo —cuando sienta la elevación de la temperatura de un buen día templado—, el insecto siente continuará su interrumpido desarrollo rompiendo la parda cubierta de su córnea y saliendo de ella, como sale el pollo del cascarón. Tendrá hambre desde un primer momento, así que sólo le resta secar sus tenues alas, y comenzar a  volar en busca de alimento [En la fotografía, la curiosa Teleopsis pallifacies, o mosca de los ojos saltones].

Mosca de ojos saltonesLas moscas alcanzan su total desarrollo antes de abandonar la envoltura que las retiene. Cuando veáis reunidas moscas de diferentes tamaños, no penséis que las pequeñas son jóvenes y las grandes viejas: son especies distintas, pero todas en plena madurez. Adquieren su proporción máxima natural antes de abandonar la cuna donde han pasado el invierno. La razón por la cual raras veces nos molestan las moscas durante esta estación es que las unas han muerto y las otras no han nacido todavía.

A medida que aumentan los fríos, parece que las moscas se ponen más soñolientas, hasta que se hace difícil conseguir que abandonen el objeto sobre el cual se hallan posadas y donde, al parecer, se disponen a morir.

No pueden ni siquiera sacudirse las alas y asearse, como acostumbran hacer a principios del verano, y caen con facilidad en los recipientes que contienen leche u otros líquidos. Éstos son signos de que sus cortas vidas están próximas a extinguirse, porque el invierno es demasiado riguroso para ellas. Pero en la primavera próxima veremos a sus hijas.

El otoño es una estación funesta para las moscas antropófilas. El continuo descenso de las temperaturas no les sienta bien, son realmente sensibles al frío y al menos en los países cuyo clima puede ser un poquito riguroso, no pueden sobrevivir al aire libre durante los períodos de nieve y heladas. La mayoría de ellas hibernan en estadio adulto en sitios abrigados como cuevas, grutas, vias subterráneas, troncos de árboles, establos o viviendas. Se las puede encontrar en gran número en los graneros, en locales cerrados o inhabitados temporalmente, en incluso en las iglesias.

Por eso, desde finales de otoño, los adultos tienden a entrar en las habitaciones de las casas buscando los recovecos de las ventanas, puertas, muebles, ranuras, agujeros de cerraduras, goteras, etc. Estas moscas permanecen adormecidas en los huecos frescos y oscuros escogidos, pero si la elección ha sido desafortunada, las moscas morirán por culpa del frío.

Las que hayan vencido al invierno serán las que darán origen a las poblaciones primaverales y estivales,pero tengamos en cuenta que las moscas tamibén pueden reproducirse en invierno: en el estiércol de los establos, por ejemplo, gracias al calor que procura la fermentación (el ciclo entonces no sucederá con tanta rapidez y naturalidad como bajo el calor veraniego.

En las grandes ciudades, en invierno encontrarán pocas oportunidades para efectuar la puesta. Y en el campo se verán acosadas por las inclemencias del tiempo y las enfermedades. Entre éstas, la más conocida es el ‘moho de las moscas’. Se trata de una epidemia que ocasiona grandes estragos entre ellas, año tras año, a finales de verano y en otoño. Podemos ver con frecuencia moscas muertas, con las patas deformadas, pegadas por finos filamentos micélicos a los cristales de las ventanas o a las paredes. Las ha atacado un hongo del grupo de los Zigomicotes (el más conocido y frecuente es Entomophthora muscae, orden Entomoftorales), que ha ido creciendo en su interior, chupándoles la sangre y quitándoles fuerza. De esta manera, el hongo se vuelve cada vez más exuberante y acaba por matar y recubrir los cadáveres de las moscas. El hongo no mata a todas las moscas: las supervivientes, tanto de esa enfermedad como de las inclemencias del tiempo, han de procurar extenderse y reproducirse lo más rápido posible en la siguiente estación.

¿Por qué las moscas se vuelven tan pesadas cuando va a llover?

Gato en la ventanaLa proximidad de una borrasca hace que la presión atmosférica disminuya, con lo cual el aire tiene menos densidad. Eso hace que les cueste más batir las alas y mantenerse flotando y, por tanto, que tengan más ganas de posarse (en nuestra piel, por ejemplo).

Por otro lado, algunos expertos opinan que si en esas circunstancias atmosféricas las moscas se vuelven más pesadas metafóricamente, también lo hacen en el sentido físico de la palabra, pues el significativo aumento de la humedad relativa del ambiente hace que incrementen su peso en una proporción que, debido a su pequeño tamaño, les supone una lastra considerable a la hora de emprender vuelo.

 

Moscas veraniegas y bolsas de agua

Aunque puede parecer otro mito como el de que los perros no orinan cerca de botellas de agua (lo cual es falso), hay una explicación científica detrás de esta costumbre de colgar bolsas de agua en el exterior de las viviendas para ahuyentar las moscas.

De hecho, se trata de un sistema que sólo funciona con las moscas domésticas, dado que de los insectos que podemos encontrarnos cerca de las casas, son las que tienen un sentido de la visión más agudo. Es precisamente esa agudeza visual la que dota de utilidad a la bolsa de agua, ya que lo que pasa es que actúa como una lente.

Las moscas son insectos muy nerviosos, siempre atentas a no ser cogidas de improviso por un depredador, y sus ojos pueden detectar cualquier tipo de movimiento a su alrededor. Si colgamos una bolsa de agua cerca de un sitio donde hay gente, el simple movimiento de la bolsa o de la gente hace que la luz que pasa a través de la bolsa cambie constantemente; el hecho de que la imagen aumente por efecto lente de la bolsa de agua, hace que la mosca detecte movimiento y no se pose, buscando otro lugar menos peligroso.

Otros medios caseros para ahuyentar moscas son: el olor a ajo, a cítricos, o la presencia de humo en el ambiente (por ejemplo, incienso).

¿Es difícil matar una mosca con la mano, o cazarla?

Hay quien dice que sí, y lo argumenta de la siguiente manera: Cuando dirigimos una mano nuestra hacia una mosca que esté a medio metro de ella, difícilmente tardará menos de 1/30 segundos en recorrer Ojo de la moscala distancia que la lleve a ella. Es un tiempo de sobras para que el insecto se las vea venir y reaccione. El ojo de la mosca doméstica es algo muy parecido a la perfección. Está compuesto por seis mil unidades ópticas hexagonales llamadas ommatidia (el singular sería ommatidium). Dado que cada una de esas unidades apunta en una dirección diferente (hacia delante, hacia atrás, hacia arriba, hacia abajo, es decir, hacia todos los lados), puede ver en un ángulo de casi 360°. Ocho neuronas fotorreceptoras (captadoras de luz) están unidas a cada ommatidium, por lo que —haciendo números— en ese ojo hay unas cuarenta y ocho mil células sensoras, con las que nuestra amiga puede procesar... ¡hasta cien imágenes por segundo! Lo que debe hacer es calcular el ángulo de despegue, para lo cual tendrán en cuenta las turbulencias producidas al moverse nuestra mano (un monstruo de cientos de veces su volumen). Pero no hay problema: los giroscopios de las alas se encargan no sólo de mantener la estabilidad sino de enviar la señal correcta al minicerebro donde se hacen las correcciones que se requieren —que dependen de la velocidad y de la dirección del viento— por medio de los sensores que posee en las antenas. Entonces (sólo han pasado centésimas de segundo) la mosca activa su cuasi maquinal sistema locomotor (los músculos que capacitan el movimiento de las alas son controlados por los nervios al comienzo del vuelo pero enseguida pasan, al igual que las alas, a moverse automáticamente) y huye, para lo que quemará el azúcar que hay en su cuerpo con el oxígeno que obtiene del aire, obteniendo la energía suficiente para poder batir las alas 100 veces por segundo (aunque algunas especies de moscas diminutas las baten hasta 1000 veces) y alcanzar su velocidad máxima en otras muy pocas centésimas de segundo.

Firma de Barak ObamaLos que dicen que es MUY DIFÍCIL cazar a una mosca siguen explicando que tal insecto es "maestro del vuelo acrobático", pues puede volar haciendo zigzags extraordinarios, despegar verticalmente, aterrizar bien en cualquier tipo de superficie por más inapropiada que sea...

Pero no, realmente no es tan complicado cazar una mosca. Se requiere tener en cuenta DOS COSAS: 1º, acercarse lo más posible a la mosca SIN MOVIMIENTOS BRUSCOS, es decir, sin mover el aire y sin espantarla (cuando el tiempo se mide en centésimas de segundo, unos pocos centímetros de más o de menos son decisivos); y 2º atacar a la mosca con rapidez y DE FRENTE, pues aunque su visión es casi de 360º, no es capaz de volar hacia atrás.

Por cierto, el Presidente de los EEUU, Barak Obama, mató en directo, mientras era entrevistado en la televisión, a una mosca (pincha aquí para ver el video).

¿Por qué se frotan continuamente las moscas las patas?

mosca frotándose las patasLas moscas, al igual que muchos otros insectos, tienen por muchas partes del cuerpo pequeños pelos llamados pilosas sensoriales que les sirven para sentir el calor, la humedad, el viento… En el caso concreto de las moscas, sus peludas patas tienen además la peculiaridad de que es allí donde tienen ubicados los sensores del olor, de tal manera que antes de comer prueban la comida con las patas. Este sistema sensorial sólo funciona si las patas y sus pequeños pelos están PERFECTAMENTE LIMPIOS de polen, de polvo o de cualquier pequeña inmundicia.

página anterior
página siguiente

 

 
gif mosca

2010-2013 Juan Ledo
mosca@sinek.es