Banner Bush

Aristóteles, ¿sólo sabía contar hasta cuatro? Cómo resucitar a una mosca muerta (Luciano de Samosata) As Flies to Wanton Boys (William Shakespeare) Consejos para guardar la mosca (Quevedo) Moscas cartesianas (Descartes) La mosca y la hormiga (Jean de la Fontaine) Moscas como pasatiempo (Spinoza) Melocotón verde, ciruela azul (Matsuo Basho) ¿Para qué han nacido las moscas? (Voltaire) ¿No soy yo una mosca como tú? (William Blake) Ruidosas moscas en las alboradas del verano (John Keats) Moscas en el Arca de Noé (Mark Twain) Como nosotros, las moscas se sienten el centro del mundo (Friedrich Nietzsche) La mosca sabia (Leopoldo Alas, 'Clarín') Mosca muy elitista (Gaetano Mosca) ¿Quiénes son más inteligentes, las moscas o las abejas? (Maurice Maeterlinck) No faltar a la realidad, sino mejorarla (Marcel Schwob) Euliak eta arkakusoak (Pío Baroja) ¡Que sea de la oposición! (Macedonio Fernández) Moscas voraces como abejas en abril (Antonio Machado) Una copa de whisky con cianuro (Horacio Quiroga) Los únicos animales que leen el periódico (Ramón Gómez de la Serna)

free counters

Historia de un diablillo valiente (Katherine Mansfield) Escapar del frasco (Ludwig Wittgenstein) La mosca medio inteligente (James Thurber) Animales que de lejos parecen moscas y la paradoja de Russell (Jorge Luis Borges) ¿De qué metal está hecho el pájaro mosca? (Nicolás Guillén) Ni moscas ni espantamoscas (George Orwell) Moscas húmedas de sangre humilde y mermelada (Pablo Neruda) Júpiter, Dios de las moscas y de la muerte (Jean-Paul Sartre) El suplicio de las moscas (Elías Canetti) El Señor de las Moscas (William Golding) En el burdel, en la cocina, sobre un peine (Julio Cortázar) Esa mosca murió a las tres y veinte (Marguerite Duras) Moscas en la mierda (Nicanor Parra) Furiosos pedacitos de vida (Charles Bukowski) Posada en un tronco de sauce (Miroslav Holub) Me estaba molestando una mosca (Slawomir Mrozek) Deux façons d'enculer les mouches (Boris Vian) Sota de espadas (Manuel Vicent) Una mosca en la sopa (Charles Simic) Los derechos de las moscas (Peter Singer) Cinco moscas azules (Carmen de Posadas) Puer, abige muscas (Cicerón, Flaubert y Woody Allen) Elogio de la mosca Gatos, moscas y curas Enciclopedia de la palabra 'mosca'


Charles Bukowski

Charles Bukowski

Dos moscas

Las moscas son enfadados trocitos de vida
¿Por qué están tan enfadadas?
Tal vez querrían ser más
Diríase que si están enfadadas
Es por ser moscas
Pero no es culpa mía

Me siento en la habitación con ellas
Y me contagian su mala leche
Parecen fofos pedazos de alma
Abandonados por ahí

Intento leer el periódico
Pero no me dejan en paz
Una parece dibujar semicírculos
Por la pared, ahí arriba
Proyectando un sonido miserable
Sobre mi cabeza
La otra, la pequeñita
La tengo al lado y me molesta en la mano

Sin decir nada
Va para arriba y para abajo,
SerpenteaCharles Bukowski
¿Qué Dios me las endilgó?
(Otros hombres padecen los dictados
Del Imperio, los amores trágicos…
A mí me hacen sufrir…
Los insectos)

Un manotazo a la pequeña
Sólo sirve para renovar
Sus ganas de desafío:
Da vueltas más rápido,
Más cerca, oigo incluso el sonido
Propio de ellas

Y la de arriba, excitada por el nuevo
Giro que acaba de inventar,
Acelera,
Se deja caer de repente
Y con su sonido seco
Se junta con la otra

Y las dos rodean mi mano,
Pululando por la lámpara
Hasta que algo de humano en mí
Se olvida de cualquier tipo de respeto
Y golpea
Con el periódico enrollado
¡Fallé!
¡Toma!Charles Bukowski
¡Toma!

Comienzan a pelearse entre sí,
Se despistan,
Y me cargo a la gorda primero,
Que yace patas arriba ahora
Agitando las patas
Como una puta furiosa
Y vuelvo a endiñarle con el periódico
Y la convierto en una mancha
De mosquil fealdad

La pequeñíta ahora da vueltas
Por el techo, ligerita pero tranquilaCharles Bukowski
Casi no se la ve
No se acerca a mi mano otra vez
Pacífica e inaccesible ahora,
La dejo en paz y ella también me deja en paz a mí

Del periódico, mejor no hablar:
Está hecho polvo
Algo ha ocurrido
Algo me enturbió el día
No tiene por qué ser un hombre
O una mujer
Tan sólo un pequeño bicho

Me siento y observo
A la mosca que queda:
Estamos entrelazados
En el aire
Y en la vida
Y a los dos se nos ha
Hecho tarde…

Charles Bukowski: Dos moscas (Traducción: Juan Ledo )

Charles Bukowski, bautizado como Heinrich Karl Bukowski (Andernach; 16 de agosto de 1920 - Los Ángeles; 9 de marzo de 1994), ha pasado a la historia de la literatura como uno de los narradores y poetas estadounidenses más influyentes del siglo XX.

Es imposible entender su obra sin conocer su vida (como en todos los artistas, por lo demás, pero en el caso de Buk, de forma más acentuada), y para ver esa vida y conocer sus entresijos no hay muchos problemas, pues todo lo que cuenta es —según confesión propia— autobiográfico al 90% (para ello utilizará un personaje —Henry Chinaski— que funcionará como alter ego).

Resumiéndolo mucho, digamos que el padre de Buk era una persona difícil de carácter que maltrataba continuamente a su hijo. Éste desarrolló, consecuentemente, una personalidad aislada, desconfiada, insegura y violenta, lo que le llevó a un alcoholismo de continuas borracheras que ya no abandonaría hasta su muerte, pero también le llevó a una cerrazón en la que de forma aparentemente parádojica le condujo a incursionarse en el mundo de la literatura, mundo que pobló con seres marginados, distorsionados, alienados, confusos, declinantes. Digamos que brotó en él el arte igual que pueden brotar las flores en la basura.

página siguiente

 

 
gif mosca

2010-2012 Juan Ledo
mosca@sinek.es