Banner Bush

Aristóteles, ¿sólo sabía contar hasta cuatro? Cómo resucitar a una mosca muerta (Luciano de Samosata) As Flies to Wanton Boys (William Shakespeare) Consejos para guardar la mosca (Quevedo) Moscas cartesianas (Descartes) La mosca y la hormiga (Jean de la Fontaine) Moscas como pasatiempo (Spinoza) Melocotón verde, ciruela azul (Matsuo Basho) ¿Para qué han nacido las moscas? (Voltaire) ¿No soy yo una mosca como tú? (William Blake) Ruidosas moscas en las alboradas del verano (John Keats) Moscas en el Arca de Noé (Mark Twain) Como nosotros, las moscas se sienten el centro del mundo (Friedrich Nietzsche) La mosca sabia (Leopoldo Alas, 'Clarín') Mosca muy elitista (Gaetano Mosca) ¿Quiénes son más inteligentes, las moscas o las abejas? (Maurice Maeterlinck) No faltar a la realidad, sino mejorarla (Marcel Schwob) Euliak eta arkakusoak (Pío Baroja) ¡Que sea de la oposición! (Macedonio Fernández) Moscas voraces como abejas en abril (Antonio Machado) Una copa de whisky con cianuro (Horacio Quiroga) Los únicos animales que leen el periódico (Ramón Gómez de la Serna)

free counters

Historia de un diablillo valiente (Katherine Mansfield) Escapar del frasco (Ludwig Wittgenstein) La mosca medio inteligente (James Thurber) Animales que de lejos parecen moscas y la paradoja de Russell (Jorge Luis Borges) ¿De qué metal está hecho el pájaro mosca? (Nicolás Guillén) Ni moscas ni espantamoscas (George Orwell) Moscas húmedas de sangre humilde y mermelada (Pablo Neruda) Júpiter, Dios de las moscas y de la muerte (Jean-Paul Sartre) El suplicio de las moscas (Elías Canetti) El Señor de las Moscas (William Golding) En el burdel, en la cocina, sobre un peine (Julio Cortázar) Esa mosca murió a las tres y veinte (Marguerite Duras) Moscas en la mierda (Nicanor Parra) Furiosos pedacitos de vida (Charles Bukowski) Posada en un tronco de sauce (Miroslav Holub) Me estaba molestando una mosca (Slawomir Mrozek) Deux façons d'enculer les mouches (Boris Vian) Sota de espadas (Manuel Vicent) Una mosca en la sopa (Charles Simic) Los derechos de las moscas (Peter Singer) Cinco moscas azules (Carmen de Posadas) Puer, abige muscas (Cicerón, Flaubert y Woody Allen) Elogio de la mosca Gatos, moscas y curas Enciclopedia de la palabra 'mosca'


George Orwell

«Benjamin era el animal más viejo y de peor genio de la granja. Raramente hablaba, y cuando lo hacía, generalmente era para hacer alguna observación cínica; diría, por ejemplo, que Dios le había dado una cola para espantar las moscas, pero que él hubiera preferido no tener ni cola ni moscas. Era el único animal de la granja que jamás reía. Si se le preguntaba por qué, contestaba que no tenía motivos para hacerlo

("Rebelión en la granja")

George Orwell, seudónimo de Eric Arthur Blair (Motihari, India Británica, 25 de junio de 1903 - Londres, 21 de enero de 1950), fue un periodista, ensayista y escritor británico. Está considerado uno de los hombres de letras George Orwellen lengua inglesa más destacados del siglo XX. Es famoso por su libro Homenaje a Cataluña, sobre la Guerra Civil española, y por dos novelas críticas del totalitarismo que se han convertido en clásicas: Rebelión en la granja, y 1984.

Eric Blair nació en Motihari, una colonia británica de la India, el 25 de junio de 1903. Era hijo de Ida Mabel Limouzin Blair, de ascendencia birmana y de Richard Walmsley, administrador del departamento de opio del gobierno indio. A los veinte años fue parte de la policía británica en Birmania. Tomó el pseudónimo de George Orwell en 1933, para no incomodar a sus padres con su obra autobiográfica Sin blanca en París y Londres. Llegó a considerar otros nombres literarios como Kenneth Miles o H. Lewis Allways, antes de decidirse por un nombre que deja traslucir el afecto que siempre había sentido por la tradición y la campiña inglesa: Jorge es el santo patrón de Inglaterra (y Jorge V era el soberano en ese entonces), mientras que el río Orwell, en Suffolk, es uno de los lugares más queridos para muchos ingleses. Blair también pensó que un apellido que empezara con la letra "O" le daría una mejor posición a sus libros en los estantes de las librerías.

Como miembro del Partido Laborista Independiente se alistó, al igual que miles de extranjeros, para luchar por la defensa de la República Española durante la Guerra Civil. Llegó a Barcelona el 26 de diciembre de 1936 y ese mismo día se alistó y fue asignado como miliciano al partido de orientación trotskista POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista).

Orwell recibió un tiro en el cuello en el Frente de Aragón, en las proximidades de Huesca, el 20 de mayo de 1937. “Desde entonces, aparte de pasar un invierno en Marruecos [para recuperarse de la herida], sinceramente no puedo decir que haya hecho otra cosa que escribir libros y criar gallinas y cultivar verduras”, apuntaría después en su “Nota autobiográfica”.

Su participación en la guerra de España “y otros sucesos entre 1936 y 1937” le cambiaron la escala de valores y le “permitieron ver las cosas con mayor claridad”.
También le motivaron para escribir Homenaje a Cataluña (1938), donde al igual que describe su admiración por la ausencia de estructuras de clase en algunas áreas dominadas por revolucionarios de orientación anarquista, también critica el control estalinista del Partido Comunista de España y las mentiras que se usaban como propaganda para la manipulación informativa.

 “1984” es el título de la novela política de ficción distópica que escribió Orwell entre 1947 y 1948 y que publicó el 8 de junio de 1949. La novela introdujo los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano, de la policía del pensamiento y de la neolengua. Se la considera como una de las obras cumbre de la trilogía de las antiutopías de principios del siglo XX (también clasificadas como ciencia ficción distópica), junto a la novela de 1932 Un mundo feliz, de Aldous Huxley (1894 - 1963) , y a la novela de 1953 Fahrenheit 451, de Ray Bradbury (n. 1920) . Algunos consideran a esta novela un plagio de la obra Nosotros escrita por Yevgeni Zamiatin (1884 - 1937) en 1921. Por su parte Orwell reconoció la influencia de la misma en su novela.

Y entre una (Homenaje a Cataluña) y otra (1984), se escribió Rebelión en la granja (Animal Farm) (1945), quizás la novela que con mayor fuerza jamás haya criticado (en esta ocasión de forma satírica) los totalitarismos. El argumento es el siguiente:
Los animales de la Granja Manor, alentados un día por el viejo "cerdo Mayor", que antes de morir explicó a todos los animales su visión, llevan a cabo una revolución en la que consiguen expulsar al señor Jones y crear sus propias reglas (los Siete Mandamientos) que escriben en una pared.

  1. Todo lo que camine en dos piernas es un enemigo.

  2. Todo lo que camine sobre cuatro patas o tenga alas es amigo.

  3. Los animales no deben usar ropa.

  4. Ningún animal debe dormir en una cama.

  5. Ningún animal beberá alcohol.

  6. Ningún animal matará a otro animal.

  7. Todos los animales son iguales.

Al principio la granja es más próspera incluso que cuando el señor Jones la administraba, pero con el paso del tiempo, los cerdos, que se habían autoerigido como líderes por ser más inteligentes, empiezan a abusar de su poder y manipulan los mandamientos en su favor. Dos de estos cerdos, Snowball y Napoleón, se muestran como los líderes, pero empiezan a mostrar diferencias que acaban cuando Napoleón lanza a los perros contra Snowball, que huye de la granja.
A partir de ese momento Napoleón se erige como único líder, constituyendo a los cerdos en una élite dentro de la Granja y manteniendo a todos los demás animales bajo su dictadura, mediante la amenaza de los perros. Poco a poco los cerdos acaban adoptando todos los defectos del propio hombre por los cuales en su día sustentaron la revolución. A lo largo de la novela, se efectúan ciertos cambios en los Siete Mandamientos, que justifican las medidas que toma Napoleón:

"Ningún animal dormirá en una cama" se modifica a "Ningún animal dormirá en una cama con sábanas",
"Ningún animal beberá alcohol" pasa a ser "Ningún animal beberá alcohol en exceso",
"Ningún animal matará a otro animal" se transforma en "Ningún animal matará a otro animal sin motivo"

Sucesivamente todos los Siete Mandamientos van desapareciendo, por orden de Napoleón y con la complicidad de los demás cerdos.

Hacia el final los cerdos modifican también sus conductas, pues empiezan a usar las ropas abandonadas por el señor Jones, y aprenden a caminar sólo sobre sus patas traseras (modificando para ello el primero de ls Siete Mandamientos). Después que un ataque de los humanos es repelido por los perros, los granjeros de los campos vecinos deciden mantener relaciones amistosas con los animales de la Granja Manor, felicitando a Napoleón por el éxito económico de la finca: los animales dirigidos por Napoleón trabajan en larguísimas jornadas, alcanzan elevados niveles de productividad, se contentan con raciones minúsculas de comida, y jamás se quejan ante los cerdos. Halagado, Napoleón acude con algunos cerdos a una invitación de los humanos para almorzar en una granja vecina; los animales de la Granja, sorprendidos, advierten que sus compañeros cerdos han copiado casi totalmente la conducta y aspecto de los humanos.

Al final de la novela la dictadura de Napoleón y sus seguidores se consagra de modo absoluto cuando los animales preguntan al burro Benjamín (uno de los pocos que saben leer) sobre cuál es el único mandamiento que queda escrito. Éste es el séptimo, convenientemente modificado por los cerdos:

Se critica genéricamente a todos los totalitarismos, pero concretamente, al de Stalin. Orwell, socialista democrático y miembro del Partido Laborista Independiente por muchos años, fue un gran crítico de la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Stalin (1878 - 1953). En Rebelión en la granja, cada animal o grupo de ellos, representa un papel. Veamos:

Teniendo en cuenta que la revolución en la granja se produce después de la muerte de Mayor y que éste murió apaciblemente, no puede ser otro que Karl Marx, quien no conoció la Revolución rusa y falleció tranquilamente en la mesa de trabajo de su casa. Además, ambos —Mayor y Marx— eran sabios, de complexión gorda y ya tenían avanzada edad en el momento de su deceso. No parece que Mayor pueda ser asociado a Lenin (1870 - 1924) , que era delgado y enérgico, y que vivió toda la Revolución Rusa, muriendo en 1924, si bien hay quien dice que el confuso episodio en el que se desentierra el cráneo de Mayor para su exposición pública es una clara referencia a la momificación y exposición de Lenin.

El señor Jones sería Nicolás II de Rusia (1868 - 1918).

Napoleón, con su política de restricción de libertades, representa a Stalin.

Snowball sería León Trotsky (1879 - 1940) , líder militar que posteriormente huye de la granja al ser violentamente perseguido por Napoleón y cuya sola mención constituye un delito grave.

Boxer, el caballo, siempre convencido para trabajar más y más como forma de patriotismo, es el proletariado pasado por los métodos de Stajanov (1906 - 1977) .

Las analfabetas y acríticas ovejas, personifican al campesinado.

El cuervo Moses representa a la Iglesia Ortodoxa, pues habla del cielo de los animales y recibe trato favorable de los humanos ya que cumple una labor de apaciguamiento al servicio del señor Jones.

El burro Benjamín representa a la clase intelectual, que es consciente de las manipulaciones de Napoleón pero no toma cartas en el asunto, limitándose a observar sin intervenir.

Los perros representan la policía secreta y su brutalidad.
En tanto que el cerdo Mínimus, representa al poeta Vladímir Mayakovski (1893 - 1930).

Repercusiones

Rebelión en la granja tuvoun millón de influencias posteriores, pero vamos a centrarnos ahora solamente en una: el disco de Pink Floyd llamado Animals, grabado en 1976 y lanzado en 1977.

Animals es un disco de culto, el duodécimo álbum de estudio del grupo de rock progresivo de Roger Waters (n. 1943) y de David Gilmour (n. 1946) . La inspiración de Orwell en el álbum orbita sobretodo en las tres canciones centrales, de más de diez minutos de duración cada una, llamadas Dogs, Pigs (Three Different Ones) y Sheep. Roger Waters fue quien tomó el control creativo del álbum, componiendo todas las canciones, salvo en el caso de Dogs en la que también participó Gilmour.Thumbnail example

Paradoja: aunque no tuvo el mismo éxito comercial ni de la crítica que sus dos inmediatamente anteriores (The Dark Side of the Moon, de 1973), Wish You Were Here, de 1975), ni tampoco que el que vendría inmediatamente después (The Wall, de 1979), para muchos fanáticos seguidores del grupo, Animals es el mejor de todos.

Mientras que Orwell centraba su critica en el comunismo, Roger y los suyos hacían lo propio con su propio gobierno capitalista, pero aun así el álbum es claramente orwelliano porque, estableciendo pautas de identificación de grupos o estratos sociales humanos con diferentes animales (es decir, animalizando a las personas a la manera de los fabulistas pero con visión más política), clasifica a la gente en: Perros (empresarios megalomaníacos), Cerdos (políticos y moralistas, con referencias a Margaret Thatcher y Mary Whitehouse) y Ovejas (quienes no pertenecen a ninguna de las dos categorías anteriores, y siguen ciegamente a los perros y los cerdos).

La artística cubierta del álbum representa a un gran cerdo que flota sobre el popular Battersea Power Station, todo un popular paisaje histórico de la ciudad.

La estación, considerada un símbolo de decadencia de la era moderna, celebraba sus 50 años cuando el álbum fue lanzado.

En vez de ahorrar dinero con algún truco de fotografía, el equipo encargado de la cubierta construyó un cerdo inflable gigante de 40 pies (más de 120 metros) y lo hicieron flotar sobre la enorme planta de energía.

Orwell murió en Londres a la edad de 46 años, de tuberculosis, enfermedad que había contraído durante el período que describe en Sin blanca en París y Londres. Pasó los últimos tres años de su vida entre hospitales. Poco antes de morir, pidió ser enterrado de acuerdo con el rito anglicano. Falleció el 21 de enero de 1950 y sus restos reposan en Sutton Courtenay, Oxfordshire.

En “Por qué escribo”, había encontrado cuatro razones por la que un autor escribe: egoísmo puro y duro, entusiasmo estético, impulso histórico y propósito político. Ésta última es la que le concierne, y afirma que la opinión “de que el arte nada tiene que ver con la política, ni debe tener nada que ver, es en sí misma una actitud política”.

 
gif mosca

2010-2013 Juan Ledo
mosca@sinek.es